Diseño Gráfico: una profesión, una vocación, seguramente un modo de vida, incluso una forma de ser. El diseño gráfico es eso y mucho más, el diseño gráfico es una de esas profesiones que o las amas o las odias y yo soy de los que lo ama. Por eso quiero dedicarle hoy este artículo.

Érase una vez un estudiante que no sabía que estudiar…

Llegué al mundo del Diseño Gráfico de casualidad. Siempre me gustó dibujar pero no me había planteado, en mis años de estudiante de Bachiller, ser diseñador gráfico. Realmente, cuando estudié COU (el equivalente a 2º de Bachiller), aún no tenía claro cuál sería mi camino a seguir. Recuerdo que ese verano estuve trabajando en Palma de Mallorca, en las Islas Baleares. Fue el año 1998 y mi prima Natalia me acogió en su casa unos cuantos meses. Entre otros muchos trabajos tuve uno que me abrió un poco los ojos. Trabajé en el periódico “El día del Mundo” (sucursal del diario El Mundo en Baleares). Mi labor allí era la gestión de los productos del almacén, todas esas cosas coleccionables que regalan los domingos con el periódico. Muchos de mis compañeros eran despedidos al poco tiempo de empezar ya que les costaba trabajo evitar la tentación de salir de allí con una mochila cargada de juegos de ordenador, pasta de dientes y demás chorradas dominicales… Yo aguanté la tentación y trabajé allí unos meses.

Allí vi como maquetaban el periódico, vi como diseñaban anuncios y entablé amistad con un diseñador que me explicó en qué consistía su trabajo. La verdad es que me resultó muy interesante. Recuerdo que llamé a mi madre y le dije que mirara a ver si quedaban plazas en la escuela de Diseño de Oviedo, y en caso de ser así, que me matriculara. Tuve suerte, había huecos, pocos, pero había. En octubre de 1998 comencé a estudiar Diseño Gráfico…

Diseño-Gráfico-waarket

El Diseño Gráfico: una forma de vida.

Fue todo un descubrimiento para mí. Desde el primer momento me encantó. Podía hacer todas esas cosas que me causaban broncas en mis anteriores años de estudiante. Podía dibujar, manejar ordenadores, leer sobre los colores y sobre la composición, incluso aprendí a mecanografiar, cosa que veía totalmente imposible.

Fueron unos años realmente fabulosos. Los compañeros inmejorables, los profesores muy entregados a la causa, vamos, que terminé mis estudios con una buena nota y por si fuera poco, comencé a trabajar en una agencia dos meses antes de terminar el curso. Esto lo cuento en mi pequeña biografía que os dejo aquí para el que le interese.

No quiero contar mi vida en este artículo, solo quiero hablar de mi contacto con el diseño gráfico y de lo que este significa para mí.

Es importante dedicarle este tiempo y estas palabras a esta profesión ya que es ella la que me da de comer. Le debo un enorme respeto y una gran admiración ya que sin el diseño gráfico no sería quien soy, ni mi familia viviría como vive (para bien o para mal), y cuando menos, hay que ser agradecido.

Muchas veces leo comentarios que hablan mal de esta profesión. Veo comentarios donde se dicen una gran cantidad de barbaridades al respecto y yo solo quiero decir una cosa: Gracias! Gracias a los colores, gracias a las formas, gracias a las normas y a la innovación, gracias a los clientes buenos y a los malos, a los manuales y a los tutoriales, a los ordenadores y a los libros, gracias al diseño y gracias a la gráfica. Gracias al Diseño Gráfico!!!

El resto no importa…

Muchas gracias por leerme y recordad que podéis encontrarme en las siguientes redes sociales:

Twitter Waarket

Facebook Waarket

Google+ Waarket

Instagram Waarket

Todo el que quiera recibir mis post en su correo, tiene a su disposición un sistema de suscripción completamente gratuito en el home del blog. 

Y por favor, si te gustó este artículo y te fue útil, compártelo.

Gracias!

10 Comentarios

  1. Al igual que tu amo mi profesión por todas las satisfacciones que me aporta, pero aquí en Asturias la cosa esta mas que fea y no digamos si ya tienes cierta edad…

  2. ¿odiarlo? ¿por qué habría de ser odiada una profesión que aporta valor?, otra cosa es que haya quien equivocó su profesión y se frustre al intentarlo sin resultados, o quien no entienda de que va, pero creo que hay mucha queja y victimización desde la profesión que debe de terminar, el valor del diseño es incuestionable, incuestionable.

      • bueno, que la menosprecien es otra cosa, la mayoría de la veces creo yo que es por desconocimiento o desinformación, y esa es responsabilidad de nosotros como profesionistas por no saber manifestar y comunicar el valor del diseño adecuadamente, hay que trabajar en ello.

        y aquellos que la detesten pues que bien, seguramente detestan también los productos que consumen, la señalización en los aeropuertos, las portadas de los libros, la información gráfica, las revistas, etc, etc, etc., ¡saludos!

  3. Punto desde Chile, en donde levantas una piedra y sale un diseñador. Diseñadores hay muchos pero seamos francos…hay diseñadores natos, otros por esfuerzo y los que no tienen claro donde van. (de estos últimos son de donde provienen todas las quejas).
    Amo diseño, amo ser diseñador..no me quedo con mi titulo de gráfico porque somos un equivalente en el ámbito creativo, por tanto somos de los que queremos seguir un camino, replantearlo, moverlo, quebrarlo, volver a unirlo y decir al final “guaauu, lo que logré…MIRA QUE INTERESANTE!!!”. Tenemos la ingenuidad, curiosidad y habilidad de los niños, de ver el mundo con otros ojos.
    Ahora diganme ¿Cómo puedo osar decir que odio esta profesión?.
    El tema dinero es un tema totalmente aparte, donde nosotros mismos somos los culpables por aceptarlo.

    • me faltó… somos utópicos por naturaleza, pero perdemos mucho del encanto de diseño en el camino. y como dice Ivan “El valor del diseño es Incuestionable” totalmente!

    • Hola Lucas.
      Muy interesante tu comentario.
      Me gustaría comentar que, aunque yo pienso lo mismo que tu, lamentablemente, en el mundo hay sitio para todo tipo de opiniones y personas.
      Como he comentado antes, me he encontrado a gente que odiaban mi profesión, ya sea por que se trata de gente que trabaja al aire libre y no entienden cómo podemos pasar tantas horas delante de un ordenador, o también gente que consideraba que nuestra profesión no es tal ya que no suponía un esfuerzo físico así como lo tiene un albañil (totalmente ignorante esta opinión pero doy fe de que se dio!!!)
      Un saludo y espero que sigas comentando por aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here