Esta pregunta hay que analizarla con tiempo y dedicación, sin responder a lo loco. En principio uno puede decir: “no tiene nada que ver tu calidad como diseñador con los precios que pongas…”. Ok, puede ser, pero, ¿realmente no tiene que ver lo que consigues que paguen por tus trabajos, con la calidad de los mismos?

Cuando uno comienza a trabajar como diseñador gráfico por cuenta propia, se encuentra con 2 problemas potenciales.

  1. Falta de clientes.
  2. Desconocimiento de las tarifas adecuadas.

Normalmente, esta situación hace que los diseñadores apunten muy hacia abajo los precios de sus trabajos, de este modo se aseguran clientes de una forma rápida, ya que la mayoría de ellos no rechazarán los trabajos por el precio de los mismos. Pero ¿es esta una buena praxis?

Una vez que empiezas a cobrar barato, te resultará muy difícil ajustar, posteriormente, tus precios al mercado. Conseguirás una clientela que recurre a ti por tus precios y no por tu trabajo y, además de bajar los precios del mercado, te labrarás un mal porvenir ya que verás como muchos de los trabajos que infravalores, no tendrán unos beneficios acordes con el tiempo dedicado a su elaboración.

El mercado, muchas veces, ajusta sus propios precios, es lo que llamamos “Ley de oferta y demanda”. Si tienes muchos encargos, podrás permitirte el lujo de subir los precios, si no los tienes, tendrás que bajarlos, pero siempre con cierta moderación y coherencia.

Cómo-puedes-saber-los-precios-del-mercado

Cómo puedes saber los precios del mercado.

La mejor forma de saber cuánto cobrar por tus trabajos es informándote de cuánto cobra la competencia. Es un recurso muy normal, al principio de tu andadura en el mercado, el pedir presupuestos a otras empresas del sector. Es una gran ayuda para hacerte una idea de por dónde van los tiros. Una vez hecho esto, podrás decidir a qué sector quieres pertenecer, a los baratos o a los caros. Aunque te pueda parecer un método antiético, te aseguro que todos lo hemos hecho alguna vez y lo seguiremos haciendo hasta que tengamos controlado el precio de nuestro tiempo.

Cría fama y échate a dormir.

Esta frase tiene mucha razón. Si haces bien tu trabajo y tus precios son adecuados, ni caros ni baratos, estarás en equilibrio y los clientes acabarán recurriendo a ti. Intenta no dar de menos y tampoco dar de más. Se equilibrado con tus tarifas.

Una forma buena de calcular por ti mismo el coste de tus diseños es haciendo un estimado del tiempo que te llevará. Para este cálculo deberás de tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. La complicación del encargo.
  2. La prisa del cliente.
  3. El carácter del cliente.

No es lo mismo un logotipo que un catálogo de tornillos en Alemán. No es lo mismo un encargo para dentro de una semana que para mañana, tampoco es lo mismo un cliente que confía en tu criterio como diseñador que aquel que solo quiere que hagas lo que él considera correcto, y sabes de antemano, que te hace repetir los trabajos una y otra vez.

Si metes todos estos factores en saco y lo remueves, podrás calcular, más o menos, el tiempo que te llevará. Ahora, pon un precio a tu hora de trabajo y multiplica.

Esta fórmula suele funcionar.

En definitiva. Tus precios no te hacen mejor o peor diseñador, pero si cobras por debajo de lo adecuado, estarás desmotivado y esta desmotivación se verá reflejada en tus diseños, y al contrario, si cobras bien por tus trabajos, la ilusión y la motivación, posiblemente hagan brillar tus trabajos así que… ¿Eres mejor diseñador cuanto más caro cobras?

Responde ahora!!!

Muchas gracias por leerme y recordad que podéis encontrarme en las siguientes redes sociales:

Twitter Waarket

Facebook Waarket

Google+ Waarket

Instagram Waarket

Linkedin Waarket

Todo el que quiera recibir mis post en su correo, tiene a su disposición un sistema de suscripción completamente gratuito en el home del blog. 

Y por favor, si te gustó este artículo y te fue útil, compártelo.

Gracias!

Compartir
Artículo anterior¿Diseñar para los clientes o diseñar para diseñadores?
Artículo siguientePop Art
Comencé en esto de la comunicación, hace ya algunos años (1.997), como director de arte en algunas agencias de Asturias. Más tarde me trasladé a Fuerteventura en donde fundé Estudio Creativo y ejercí de director ejecutivo 4 años. Actualmente dirijo el proyecto “Waarket”, un espacio creativo donde la imagen compite con la palabra.

3 Comentarios

  1. Efectivamente los precios fluctúan en relación a muchos factores.
    Para ciertos tipos de personas el precio es sinónimo de calidad… otros buscan precio… Lo qué está claro es que hay que tener un criterio de empresa…
    Personalmente prefiero calidad y soy consciente de que lo barato sale caro…

  2. Yo he tenido bastantes malas experiencias y lo que más me aflige es propagar la mala praxis. Cobrar barato una vez por acuerdo a su presupuesto por ser una empresa en crecimiento y por ser un caso en especial malcría a los clientes a buscar a alguien más que pueda cobrar lo mismo a sabiendas de que es un precio muy bajo por el servicio que solicitan. Esto a su vez disminuye el flujo de clientes porque habrá alguien en algún lugar que se abarate desprestigiando el diseño no solo en el entorno si no a nivel nacional.

    Creo que debemos empezar a cobrar de la manera más fundamentada posible para cobrar lo que es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here