Este título suena al típico anuncio que solemos ver en Internet tipo: “Cómo ganar dinero rápidamente”. En este caso no se trata de anuncios engañosos; se trata de analizar nuestra principal moneda de cambio, el tiempo, para optimizarla y rentabilizar más nuestro trabajo.

Organizando nuestro trabajo.

Lo primero que todo trabajador debe de hacer, sobre todo nosotros los diseñadores, es tener una organización en los trabajos. Tener un calendario de entregas donde vamos apuntando todos los encargos que tenemos y las fechas de finalización a las que nos hemos comprometido. Esta herramienta nos ayudará a no llevar en la misma línea de tiempo y con la misma fecha de entrega varios trabajos, haciendo de este modo más fácil el cumplir con nuestros plazos.

Dentro de esta línea de trabajo hay que tener en cuenta varios factores.

  1. El factor económico. Es decir, si tenemos un cliente que no le importa pagar más por que le demos prioridad a su trabajo, este puede escalar puestos en nuestro calendario de entregas.
  2. La antigüedad del cliente. No es lo mismo el primer trabajo de un cliente que el trabajo número 100. Los clientes con antigüedad, en caso de prisa, tienen prioridad.
  3. Los trabajos con fecha concreta. Si nos piden un Cartel para un evento, y ese evento es dentro de 15 días, sabemos que tenemos que tener ese dato muy en cuenta a la hora de entregarlo.
  4. La complejidad del trabajo. Hay trabajos que se hacen en 5 minutos, pero hay otros que nos llevarán mucho tiempo, ya sea para el planteamiento, el boceto o el arte final. Este factor es sumamente importante para que “no nos pille el toro”.
  5. El interés por captar un cliente nuevo. Este punto es un poco particular, sé que a todos nos gusta tener clientes nuevos y por esta razón solemos darles prioridad. No voy a decir que esté en desacuerdo, pero tener en cuenta que en el primer trabajo estáis creando un punto de referencia para el resto de vuestra relación laboral. Si vais a ser muy rápidos para captarlo no podéis ofrecer algo diferente una vez lo habéis captado, o se irá. Intentemos demorarnos lo menos posible pero dentro de un punto de vista realista.

el-tiempo-es-tu-producto

El tiempo es oro.

Si señores, nuestros productos son dos: las ideas y el tiempo. No los podemos malgastar. Es muy importante la relación tiempo-precio. Si un producto nos deja unos márgenes de beneficio muy escasos no podemos dedicarle demasiado tiempo, de lo contrario estaremos perdiendo dinero.

En economía las perdidas también se refieren a lo que dejamos de ganar.

Los clientes que pagan con dificultades, todos aquellos que nos vienen con mucha prisa a pedir el trabajo pero luego no la tienen para pagar, no solo han de estar en la parte baja de nuestra cola de prioridades, sino que debemos de plantearnos su rentabilidad. En alguna ocasión a todos los diseñadores nos toca pagar dinero por hacer algún trabajo a un cliente que no paga. Leer mi artículo “Los 7 tipos de clientes” y os haréis una mejor idea de lo que estoy diciendo.

En definitiva y como conclusión a este artículo, vuestro tiempo es uno de vuestros valores más preciados. Si vosotros no lo sabéis valorar como se merece y organizarlo adecuadamente, no esperéis que otros lo hagan en vuestro lugar. Los clientes miran por sus propios intereses, como es normal, así que haced vosotros lo mismo.

Y termino el artículo con una frase que suelo decir bastante:

Prefiero perder un cliente por no hacerle un trabajo que perderle porque no me lo pague.

Podéis encontrarme en las siguientes redes sociales:

Twitter Waarket

Facebook Waarket

Google+ Waarket

Instagram Waarket

Todo el que quiera recibir mis post en su correo, tiene a su disposición un sistema de suscripción completamente gratuito en el home del blog.

2 Comentarios

  1. Las exclamaciones se abren con un signo de exclamación » ! «, !Tenlo siempre presente!, no «Tenlo siempre presente!!!».
    Solo una pequeña observación, ¡tengamoslo siempre presente!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here